Bio Turismo

Virgen del Boldo

Sobre nosotros

 Cuenta la historia que la guarnición de Penco estaba muy disminuida, cuando el cacique Ainavillo se dispuso a cruzar el Biobío para atacar esa plaza fuerte. Había aquí menos de 50 hombres, en su mayoría ancianos. Ainavillo y su ejercito subieron los cerros y aislaron la ciudad de los otros fuertes: Chillán, Yumbel y Santiago.  Durante una breve tregua, un accidente causó una explosión  donde se guardaban  las armas. Temerosos de las consecuencias, los pobladores de Penco hicieron una ordenada procesión a la Virgen de Guadalupe. Todos iban descalzos, en penitencia. Entonces un vigía gritó que las hordas de Ainavillo bajaban de los cerros. El capitán Joaquín de Benavides capturó a Ainavillo con cierta facilidad porque el jefe mapuche estaba enceguecido. Le preguntaron por qué había perdido la vista y éste dijo que cuando se acercaba a la ciudad con su ejercito, una joven se apareció súbitamente en la copa del boldo que había en el lugar asustando a los atacantes. Ainavillo dijo que él no se amilanó y atacó el árbol. Entonces, la joven descendió, tomó tierra y se la arrojó a los ojos, dejándolo ciego. Ainvillo cautivo suplicó que le devolvieran la vista. Los sacerdotes conmovidos rogaron a la virgen de Guadalupe. Cuando el cacique recobró la visión reconoció en la imagen de la Virgen a la joven que los había rechazado en el boldo. Desde entonces a la Virgen de la Loma se la llamó la Virgen del Boldo y a partir de esa experiencia, el ejército araucano no volvió a sitiar a la capital del sur.

Galería de imagenes

Contactanos

Mesa Central

412454155

Sitio web

www.penco.cl

Horario de atención

Horario continuado

¿No sabes como llegar?

Otros Atractivos que podrían interesarte

Mantengámonos en contacto

Mantente al tanto de todo lo que está pasando en tu región. Eventos, atractivos turisticos, cupones de descuentos y ¡mucho más!